Lunes, 01 Octubre 2018 18:40

Breakfast at Tiffany’s: Inside The Blue Box Café

the blue box cafe 5

El próximo 10 de noviembre se cumple el primer aniversario de The Blue Box Café, el restaurante de Tiffany & Co., el cual está ubicado en el cuarto piso de la icónica tienda de la joyería de la Quinta Avenida de Nueva York. ¿Cómo hacer la reserva, cuánto cuesta y vale la pena ir? Así fue nuestra experiencia desayunando con diamantes…

the blue box cafe 2

Cómo reservar

Decorado con el mítico azul de Tiffany & Co, The Blue Box Café cuenta con no más de 15 mesas y abre sus puertas de lunes a sábado de 10 a.m. a 5:30 p.m. y los domingos de 12:00 p.m. hasta las 4:30 p.m. La reserva se puede hacer únicamente a través de la plataforma Resy, la cual no muestra disponibilidad inmediata, si no que da la opción de seleccionar el día y el rango de horas para posteriormente enviar alertas de posibles mesas disponibles.

En mi caso, intenté hacer la reserva en febrero cuando fui para New York Fashion Week pero fue imposible. En esa oportunidad recibí varias alertas, pero al confirmar inmediatamente, aparecía el mensaje: “Sorry, we don't currently have any tables available”. Adicionalmente, en algunos casos, llega la alerta de disponibilidad unas horas antes de la reserva. Es decir, que la persona tiene que estar cerca del lugar o cancelar otros planes si decide tomar la mesa. Es importante tener en cuenta, que hay que registrarse en la plataforma y agregar una tarjeta de crédito, de lo contrario no se garantiza la reserva.

Como en febrero no lo logré, el pasado mes de septiembre decidí intentarlo nuevamente y finalmente pude reservar una mesa un lunes para dos personas (para el fin de semana es prácticamente imposible). Eso sí, tuve que programar mi agenda de eventos de ese día, teniendo en cuenta el horario en el que íbamos a desayunar (y tomar fotos) en Tiffany’s.

the blue box cafe 3

El lugar

Para entrar a The Blue Café hay que ingresar a la tienda de Tiffany & Co. y tomar el elevador hasta el cuarto piso. Ahí, después de pasar por las secciones de decoración y cocina, se encuentra la entrada al restaurante en donde se verifica que la persona tenga la mesa reservada a su nombre. En nuestro caso, éramos dos personas, nos asignaron una mesa para cuatro y me atrevo a decir que fue la mejor: estaba ubicada en una esquina, con excelente luz y al lado de una mini vitrina que exhibía algunas joyas.

the blue box cafe 6

El menú

Con un menú de precios fijos, The Blue Box Café sirve clásicos estadounidenses elaborados con ingredientes de la más alta calidad y de origen regional, separados de la siguiente manera: Breakfast at Tiffany’s ($32), Lunch ($42) y nuestro favorito, Tiffany Tea, ($52). Cada persona debe elegir una opción, pueden escoger cualquiera sin importante la hora del día y todas vienen acompañas por té caliente y nuestra recomendación es que cada uno escoja una opción y así compartir porque vale la pena probar todo y son porciones pequeñas. Adicionalmente, el menú ofrece variedad de vinos, bebidas refrescantes y bebidas calientes.

Vale la pena mencionar que el menú cambia y evoluciona a lo largo de las estaciones, con recetas reinventadas y exclusivas de The Blue Box Café.

the blue box cafe 4

Otras de nuestras recomendaciones

Tanto The Blue Box Café como los otros pisos de Tiffany & Co. son totalmente instagrameables, por lo cual recomendamos ir con tiempo suficiente para disfrutar sin afanes cada experiencia. Un tiempo prudente para estar en el lugar es mínimo 2 - 3 horas.

Si vas a Nueva York por pocos días, tienes que tener en cuenta a qué planes de tu agenda le quieres dar prioridad, ya que la reserva es difícil de conseguir o puede ser confirmada incluso un par de horas antes.

En el menú del restaurante se indica que únicamente se puede pagar con tarjetas de crédito o débito. No aceptan cash. También ten en cuenta en tu presupuesto valores adicionales de taxes y propina.

Finalmente, The Blue Box Café es de esos restaurantes a los que vale la pena ir aunque sea una vez en la vida. Audrey Hepburn lo soñaba hace más de 56 años y hoy, gracias a Reed Krakoff, director creativo de la firma y mente detrás de esta idea, es posible.

Fotografías: @CamilaVillamilN

Deja un comentario